Aprueban benemeritazgo para la Asociación Hogar Cristiano de Puntarenas

Hogar Cristiano de Puntarenas. Crédito: Hogar Cristiano.org

Fundada en 1918 por el Presbítero José Daniel Carmona, solo nueve años después de que Puntarenas adquiriera el rango de provincia, el Hogar Cristiano de Puntarenas es una institución precursora en el ámbito de la atención a la niñez en riesgo; en tal misión solo le antecede el Hospicio de Huérfanos.

Desde que el Pbro. José Daniel Carmona es designado cura párroco de la provincia de Puntarenas, descubre la necesidad de crear una casa en donde las niñas sin amparo pudieran encontrar protección. Conocedor de la grave situación, convoca el 14 de noviembre de 1918 a un grupo de señoras a quienes les expone ampliamente el problema y les solicita ayuda. Antes de dicha convocatoria ya el sacerdote había estado dando los primeros pasos y había logrado la donación de una casita y ¢500 que le obsequia don Feliciano Quirós para que inicie materialmente la obra.

El objetivo de la fundación de dicha casa está expuesto en el acta número uno del Hogar Cristiano y textualmente dice así: “Fundar una casa asilo de huérfanas para el adelanto moral y material de la mujer del pueblo. Amparo y protección a la juventud desamparada, impulso para el bien personal de cada una de ellas y de la comunidad.”

Desde la primera reunión, el Padre Carmona propicia el nombramiento de una Junta Directiva provisional. En esta misma oportunidad pide a sus colaboradoras que busquen un nombre apropiado para bautizar a la naciente institución, con el único requisito de que no sea motivo de tristeza para las niñas que allí vivan.

De esta circunstancia se elige el 26 de noviembre de 1918, el de Hogar Cristiano, el cual aún conserva. La Casa se inaugura el 24 de diciembre de ese mismo año, días después se nombra a la Srta. Adelina Quirós como primera directora del Hogar y a la señorita Adelina Sandino, como maestra.

El Hogar inicialmente fue dirigido por un grupo de seglares, quienes durante 16 años y con grandes dificultades y sacrificios de parte de los miembros de la Junta Directiva y de personas de buena voluntad lo regentan hasta 1934, momento en que se cierra el primer período en la historia de la institución.

A partir de esta fecha y hasta 1947, la Junta Directiva del Hogar Cristiano puso la institución en manos de las Religiosas del Buen Pastor. Posteriormente, en medio de circunstancias de inestabilidad política que tenía nuestro país, las jóvenes heredianas pertenecientes a la Pía Unión, conocida posteriormente como la Congregación de las Hermanas Misioneras de la Asunción, serían las encargadas de regir los destinos de esta institución.

Hermana Irene y Pbro. Luis Enrique Guillén, Heredia 2022. Foto elaboración propia Caminos de Fe.

El problema económico que encontraron era muy serio, solamente se contaba con una pequeña subvención estatal, había que trabajar intensamente para recaudar los medios económicos necesarios, por ello, hacían pan, cosían, se lavaba ropa de barco, ropa de bomberos y los sábados la Srta. Aida Gamboa iba con dos niñas a pedir al mercado, todo con el objetivo de poder sostener los gastos que representaba la gran cantidad de niñas que albergaba la institución, en algunos momentos más de 93. 

Por otra parte, las jóvenes heredianas, entre ellas tres maestras normalistas, que laboraban en la misma escuela en que funcionaba el Hogar Cristiano, aportaban su salario para poder atender las necesidades de las niñas.

Desde su fundación y hasta finales de la década del sesenta el Hogar estuvo ubicado en la ciudad de Puntarenas, donde hoy se encuentran los Tribunales de Justicia. Por diferentes razones, incluyendo el lamentable estado de su planta física, se trasladó a El Roble. En este lugar se construyó un complejo habitacional conformado por cuatro casitas y otras estructuras en una propiedad donada por don Manuel Acón.

Dichas casitas se han ido modificando con el transcurrir del tiempo para responder a las necesidades propias de las niñas y actualmente constituye un hermoso complejo habitacional que alberga alrededor de 60 niñas remitidas por el Patronato Nacional de la Infancia (PANI).

Hogar Cristiano de Puntarenas. Crédito: Hogar Cristiano.org

Objetivo General del Programa
Ofrecer atención integral a Personas Menores de Edad en riego social, cuyas edades oscilan entre 0 y 17 años, remitidas por las diferentes oficinas regionales del PANI.

Misión
Brindar la formación integral adecuada para que las personas menores de edad y que se encuentran en riesgo social, logren desarrollar las habilidades y destrezas necesarias que les permitan reintegrarse a la sociedad por medio de un cuidado cariñoso, personalizado y espiritual.

Visión
Proporcionar a cada una de las personas menores de edad una atención integral para darles la oportunidad de un mejor futuro como personas útiles a la sociedad, capaces de valorar su dignidad.

Valores
La Asociación se fundamenta en valores que tienen como objetivo primordial la formación humana de las niñas y adolescentes. Entre ellos, los siguientes: 
  • Morales: Estos representan aquellos valores que tocan al ser humano en lo más profundo de sí mismo, se refieren a la dimensión decisiva de la existencia humana: la responsabilidad, la bondad de corazón, la rectitud de conciencia, la sinceridad, la autenticidad, la lealtad, la laboriosidad, la honradez, la gratitud, etc.
  • Espirituales: Estos valores perfeccionan a las personas, en un plano que está más allá de los moldes naturales de lo humano. La fe, la gracia, la santidad, la caridad, y la esperanza. 
  • Sociales: Constituyen el componente principal para mantener buenas y armoniosas relaciones con nuestros semejantes. Se puede mencionar: la paz, el respeto, la igualdad, la fraternidad, la solidaridad, la dignidad, la cooperación, la libertad, el amor, entre otros.

La Misión del Hogar Cristiano se cimienta en los siguientes principios:
  • Vocación de servicio
  • Compromiso y responsabilidad
  • Trabajo en equipo
  • Competencia técnica
  • Metodologías consistentes
  • Respeto al sistema de gestión y a la mejora continua.

El Hogar Cristiano de Puntarenas desde su fundación ha beneficiado la vida de más de diez mil trescientas niñas que encontraron en él un espacio para recuperar su seguridad, donde vieron satisfechas sus necesidades, se prepararon y pudieron cimentar sus sueños de una vida mejor. Obviamente Costa Rica necesita hoy muchos hogares como este que arrebaten de las calles a los niños, niñas y jóvenes en peligro de ser abusados física y emocionalmente, en peligro de destruir sus mentes por el uso de drogas y de ser víctimas del tráfico de personas.

Por todo lo antes indicado y mediante Ley N° 10218 del día 20 de abril del 2022, sancionada por el Poder Ejecutivo el día 3 de mayo de 2022 y publicada en La Gaceta N° 95 del 24 de mayo de 2022, la Asamblea Legislativa de Costa Rica declara "... Institución Benemérita de la Patria a la Asociación Hogar Cristiano de Puntarenas, por su meritoria labor en favor de las niñas y los niños en riesgo social."

Hogar Cristiano de Puntarenas. Crédito: Facebook Hogar Cristiano de Puntarenas

Fuentes:
● Exposición de motivos, expediente Proyecto de Ley N° 22.924, La Gaceta N° 47 del 10 de marzo de 2022.
● Ley N° 10218 del día 20 de abril del 2022, La Gaceta N° 95 del 24 de mayo de 2022.

Entrada destacada

Las 12 promesas de Jesús a los devotos de su Sagrado Corazón