Gracias Virgen de los Ángeles

Señora maravillosa, reina del cielo, por Dios preferida para traer la salvación al mundo. Nos faltan palabras para agradecerte su magnífico regalo de quedarte ante tú hijo Jesús intercediendo por el perdón de nuestros pecados.

Hace ya más de 375 años tuvimos la gran dicha de contar con la presencia de nuestra querida Madre celestial en Costa Rica. Aparecida a una humilde indígena en Cartago. De ahí en adelante nació una tradición que creció con el tiempo y se fortaleció en la fe, y hoy es alimentada por la romería de más de dos millones de fieles que van a agradecerle sus bendiciones y ofrecer sacrificios por amor.

Linda tradición la que tenemos en el país y que llena de grandes gracias a este pueblo que con fe camina según sus posibilidades para ver a nuestra Patrona. Lindo ejemplo el que le damos al mundo como católicos fervorosos y deseosos de encontrar el amor y la salvación de Dios.

Dios te salve Virgen Santa María. Nunca nos abandones y en nuestra muerte acompáñanos Madre.


Nota destacada de la semana anterior

Catequesis del Papa Francisco sobre la Eucaristía como encuentro con Dios