Sacerdote explica por qué eliminar el celibato no pondrá fin a los abusos sexuales

Foto Daniel Ibáñez / ACI Prensa
11 de marzo de 2019 3:02 pm
Redacción ACI Prensa

El P. Paul Scalia, sacerdote de la Diócesis de Arlington en Virginia e hijo del fallecido juez provida de la Corte Suprema de Estados Unidos, Antonin Scalia, explicó las razones por las cuales el celibato es esencial en la Iglesia y por qué abolirlo no soluciona el grave problema de los abusos sexuales en la Iglesia.

“En los últimos seis meses la Iglesia ha sufrido por las horribles revelaciones de los abusos sexuales por parte del clero, la práctica homosexual y el encubrimiento de los responsables. Como es de entender, estos escándalos han provocado que algunos propongan la posibilidad de terminar con el celibato en la Iglesia Católica”, escribe el sacerdote en un artículo titulado “La Epifanía del Celibato”.

En el texto publicado en inglés en enero de este año antes de la fiesta de la Epifanía del Señor, el presbítero escribió que, en la mente de muchos, el celibato pareciera que “ya no nos sirve mucho e incluso podría ser la fuente de nuestros males”.

El presbítero explicó que los sacerdotes son padres espirituales que “engendran hijos en Cristo por su ministerio, su predicación y la administración de los sacramentos. Sin este claro propósito del celibato en mente perderíamos inevitablemente de vista su significado”.

“El sacerdote renuncia al matrimonio y a los hijos precisamente para convertirse en un padre espiritual. De esta manera atestigua la verdad y superioridad de la fecundidad espiritual”, resaltó.

Sin embargo, reconoció, “los escándalos dan testimonio de esta verdad: uno de los horrores de la presente crisis es precisamente que los padres espirituales –no cualquiera sino los padres espirituales– han abusado de los niños que les han sido confiados”.

Tras señalar que “las discusiones acerca de este tema inevitablemente incluyen la insistencia en que no es doctrina, sino disciplina (como si la disciplina en la Iglesia fuera algo que pudiera ser tratado a la ligera)”, el P. Scalia destacó que “de hecho, la Iglesia habla del celibato no solo como una disciplina, sino como un carisma. Es un don otorgado a algunos para el beneficio de todos; es dado a algunos miembros para la edificación de todo el Cuerpo”.

“Por medio del carisma del celibato, algunos en la Iglesia se entregan, con corazón indiviso, al servicio del Señor y del Reino proclamado en la Escritura. Por medio de él ‘se dedican más libremente en Él y por Él al servicio de Dios y de los hombres, sirven más expeditamente a su reino’”.

El P. Scalia hace luego una reflexión del celibato a partir de los obsequios que los Reyes Magos llevaron al Niño Jesús en la fiesta de la Epifanía: oro, incienso y mirra.

“El primero de ellos, el oro, es algo que tiene un valor perdurable. Así también, el celibato tiene un valor que perdura. A pesar de evidentes y dolorosas fallas y de los constantes llamados a su eliminación, sigue siendo valioso”, indicó.

“De hecho, como el oro en una mala economía, su valor se incrementa en una cultura pansexualista. Mientras la gente busca la plenitud en la carne, el celibato apunta hacia una felicidad más elevada y más auténticamente humana. Da testimonio de la verdad acerca de que el hombre fue creado para algo más allá de lo material: para el verdadero gozo, no solo el placer”, prosiguió.

“En este sentido debemos ver el celibato de Nuestro Señor como el ‘estándar de oro’” y recordar que “todos los motivos o argumentos en favor del celibato se reducen a lo siguiente: Jesucristo fue célibe. Cualquier celibato anterior a Él apunta al suyo y todo celibato posterior a Él lo imita. Él santifica este estado de vida y le da significado”.

El Señor Jesús, continuó el sacerdote, “fue célibe por una razón y por lo tanto revela el propósito del celibato sacerdotal: amar a la Iglesia y entregarse por ella; para santificarla; para purificarla con el agua de la palabra; para presentar la Iglesia en esplendor, para que sea santa y sin mancha”.

“Su celibato habla tanto a los solteros como a los casados. Les enseña cómo cultivar la madurez y el autodominio para vivir de una manera casta y célibe. Alguien incapaz de vivir una vida casta y célibe carece del autodominio necesario para entregarse a sí mismo en el matrimonio. En este sentido, el celibato casto es el necesario precursor de todas las vocaciones”.

Hablando luego del incienso que habla del misterio también la liturgia, el P. Scalia señaló que “como testimonio de algo más, el celibato debe ser misterioso y causar admiración. Las preguntas que se hacen las personas del mundo sobre el celibato denotan que este está cumpliendo parte de su función”.

“Su asombro nos provee de una oportunidad para hablar del propio celibato casto de Cristo, de sacrificio, y del mundo por venir. La pregunta nos provee de una oportunidad para hablar de Aquél que trasciende todos los amores y del Reino que se ha adueñado de nuestros corazones”.

Hablando luego de la mirra, que se colocaba en los muertos antes, el presbítero explicó que el celibato “nos recuerda la muerte y la naturaleza pasajera de este mundo. Aquellos que abrazan el celibato eligen vivir aquí y ahora lo que todos vivirán en el mundo por venir. El matrimonio existe solamente en este mundo. El celibato nos habla de la dimensión del ‘ya pero todavía no’ de la fe”.

“El mundo caído siempre se presentará a sí mismo como nuestro destino final. Nos conmina a permanecer, a echar raíces y a dar por terminada nuestra peregrinación. De la misma manera, el cuerpo -la carne- nos insiste en encontrar nuestra realización última sólo en él. La gente va de placer en placer, persiguiendo lo que la carne siempre promete pero que nunca puede cumplir. Incluso el matrimonio sufre esta realidad”, dijo.

“Si el cuerpo no tuviera valor -si la sexualidad fuera mala- entonces no significaría nada su ofrecimiento en el celibato”, precisó.

“Tal como es, el celibato vive como un signo de que el cuerpo no es sólo un objeto sino un recipiente sagrado; tiene dignidad y es capaz de ser santificado. El celibato es un sacrificio precisamente porque el cuerpo y la sexualidad son buenos” afirmó el sacerdote.

El P. Scalia recordó luego la centralidad de la oración para poder vivir el celibato, que además es uno de sus propósitos: “el sacerdote recibe este carisma no tanto para que pueda verse libre del matrimonio o la familia, o incluso libre para trabajar, sino para que pueda ser libre para orar”.

Para concluir, el sacerdote explicó la importancia de tener amigos, hermanos, que también viven el celibato con quienes se “comparte una misión y un propósito. Segundo, y quizá más prácticamente, porque nos provee de aquellos que nos pueden llamar a cuentas y corregirnos”.

Para leer el artículo completo del P. Scalia puede ingresar AQUÍ.

Fuente:
https://www.aciprensa.com/noticias/sacerdote-explica-por-que-eliminar-el-celibato-no-pondra-fin-a-los-abusos-sexuales-51147

Nota destacada de la semana anterior

El Rosario es el arma de los últimos tiempos, aseguró Hermana Lucía