En su catequesis de este 27 de enero el Papa Francisco pide no instrumentalizar la Biblia

El Papa Francisco en la audiencia general
desde la biblioteca. Foto: Vatican Media

27 de enero de 2021 - 5:50 AM
Mercedes de la Torre | ACI Prensa

En la audiencia general de este miércoles 27 de enero, el Papa Francisco pidió no instrumentalizar la Biblia ni acercarse con “segundas intenciones” sino abrir el corazón a las Sagradas Escrituras para convertirnos en “tabernáculos” de las palabras de Dios.

Es necesario acercarse a la Biblia sin segundas intenciones, sin instrumentalizarla. El creyente no busca en las Sagradas Escrituras el apoyo para la propia visión filosófica o moral, sino porque espera en un encuentro; sabe que estas han sido escritas en el Espíritu Santo y que por tanto en ese mismo Espíritu deben ser acogidas y comprendidas, para que el encuentro se realice”, dijo el Papa.

En esta línea, el Santo Padre explicó que “a través de la oración sucede como una nueva encarnación del Verbo. Y somos nosotros los ‘tabernáculos’ donde las palabras de Dios quieren ser acogidas y custodiadas, para poder visitar el mundo”.

Al continuar con su serie de catequesis sobre la oración, el Pontífice reflexionó en “la oración con las Sagradas Escrituras” y destacó que las palabras en la Biblia “no han sido escritas para quedarse atrapadas en el papiro, en el pergamino o en el papel, sino para ser acogidas por una persona que reza, haciéndolas brotar en su corazón” ya que “la Palabra de Dios va al corazón”.

De este modo, el Papa advirtió que “la Biblia no puede leerse como una novela” sino que la lectura de la Sagrada Escritura “debe ser acompañada por la oración para que se realice el diálogo de Dios con el hombre” y reiteró: “porque la oración es un diálogo con Dios”.

Luego, el Santo Padre invitó a pensar que “ese versículo de la Biblia ha sido escrito también para mí, hace siglos, para traerme una palabra de Dios” y agregó que “ha sido escrito para cada uno de nosotros”.

“A todos los creyentes les sucede esta experiencia: un pasaje de la Escritura, escuchado ya muchas veces, un día de repente me habla e ilumina una situación que estoy viviendo. Pero es necesario que yo, ese día, esté ahí, en la cita con esa Palabra, esté ahí, escuchando la Palabra”, dijo.

En este sentido, el Papa recordó que “Dios pasa todos los días y lanza una semilla en el terreno de nuestra vida. No sabemos si hoy encontrará suelo árido, zarzas, o tierra buena, que hará crecer esa semilla. Depende de nosotros, de nuestra oración, del corazón abierto con el que nos acercamos a las Escrituras para que se conviertan para nosotros en Palabra viviente de Dios”.

Además, el Santo Padre alentó a leer “las Escrituras para que estas ‘nos lean a nosotros’” ya que “es una gracia poderse reconocer en este o aquel personaje, en esta o esa situación” y añadió que “la Palabra de Dios, impregnada del Espíritu Santo, cuando es acogida con corazón abierto, no deja las cosas como antes. Cambia algo, y esta es la gracia de la Palabra de Dios”.

La Biblia no está escrita para una humanidad genérica, sino para todos nosotros, para mi, para ti, hombres y mujeres en carne y hueso, hombres y mujeres que tienen nombre y apellido, como yo, como tú”, indicó.

Asimismo, el Papa señaló que “a través de la oración, la Palabra de Dios viene a vivir en nosotros y nosotros vivimos en ella… Así la Palabra de Dios se hace carne, me permito usar esta expresión, se hace carne en aquellos que la acogen en la oración”.

Por ello, el Santo Padre recordó una “bella expresión” que se encuentra en algunos textos antiguos que describen que “los cristianos se identifican tanto con la Palabra que, incluso si quemaran todas las Biblias del mundo, se podría salvar su ‘huella’ a través de la huella que ha dejado en la vida de los santos”.

Protege del maligno

Asimismo, el Papa destacó que la Palabra de Dios “inspira buenos propósitos y sostiene la acción; nos da fuerza y nos da serenidad, y también cuando nos pone en crisis, nos da paz” y agregó que “en los días ‘torcidos’ y confusos, asegura al corazón un núcleo de confianza y de amor que lo protege de los ataques del maligno”.

El Santo Padre afirmó que “un buen cristiano debe ser obediente, pero debe ser creativo: obediente porque escucha la Palabra de Dios y creativo porque tiene el Espíritu Santo dentro que lo empuja a llevarla hacia adelante”.

Por ello, el Papa reconoció que le molesta un poco cuando escucha a cristianos “recitar versículos de la Biblia como loros: ‘oh, sí, el Señor dice..., así lo quiere ...’” y preguntó: “¿te has encontrado con el Señor, con ese versículo?” porque “no es solo un problema de memoria: es un problema de memoria del corazón, el que te abre al encuentro con el Señor. Y esa palabra, ese versículo, conduce a un encuentro con el Señor”.

“Las Sagradas Escrituras son un tesoro inagotable. Que el Señor nos conceda tomar de ahí cada vez más, mediante la oración”, concluyó el Papa.

Fuente:

Entrada destacada

¿De dónde procede la devoción al Sagrado Corazón de Jesús?