Ángelus de Papa: Ante las tentaciones no se dialoga con el diablo, sino se invoca a Jesús

Captura de pantalla video Ángelus Papa Francisco

28 de enero de 2024
Por Eduardo Berdejo | ACI Prensa

En sus palabras previas al rezo del Ángelus dominical, el Papa Francisco reflexionó sobre las cadenas que oprimen al hombre y señaló que, cuando estas aparecen, lo peor que se puede hacer es dialogar con el diablo porque siempre se pierde, en cambio, alentó a invocar a Jesús quien vino a liberarnos de esas opresiones.

Pontífice explicó que el Evangelio de este 28 de enero “presenta a Jesús liberando a una persona poseída por un ‘espíritu maligno’, que la destrozaba y la hacía gritar sin cesar”.

El Santo Padre indicó a las 20.000 personas reunidas en la Plaza de San Pedro que el objetivo del demonio es poseer a las personas para encadenar sus almas. Señaló que algunas de estas cadenas son las adicciones; las modas dominantes que empujan al hombre “al perfeccionismo imposible, al consumismo y al hedonismo”, que lo mercantilizan y desvirtúan sus relaciones.

“Y también están las tentaciones y los condicionamientos que socavan la autoestima, la serenidad y la capacidad de elegir y amar la vida; está el miedo, que hace mirar al futuro con pesimismo, y la intolerancia, que siempre echa la culpa a los demás; y está la idolatría del poder, que genera conflictos y recurre a las armas que matan o se sirve de la injusticia económica y de la manipulación del pensamiento”, añadió.

Ante ello, el Papa Francisco ha asegurado que “Jesús vino a liberarnos de todas estas cadenas. Y hoy, al desafío del diablo que le grita: ‘¿Qué quieres [...]? ¿has venido a arruinarnos?’, responde: ‘¡Cállate, sal de él!’”.

El Pontífice ha recordado que Cristo “tiene el poder de expulsar al diablo” y de liberar a los hombres del poder del mal. Sin embargo, explicó que Jesús “expulsa al diablo, pero no dialoga con él”.

“Jesús nunca dialoga con el diablo, y cuando ha sido tentado en el desierto, sus respuestas eran las palabras de la Biblia, nunca un diálogo. Hermanos y hermanas, ¡con el diablo no se dialoga! Estén atentos: con el diablo no se dialoga, porque si te metes a dialogar con él, vence él, siempre. Estén atentos”, advirtió.

“¿Qué podemos hacer entonces cuando nos sentimos tentados y oprimidos?, ¿negociar con el diablo! No, no se negocia con él. Debemos invocar a Jesús: invocarlo allí, donde sentimos que las cadenas del mal y del miedo aprietan con más intensidad”, añadió.

El Santo Padre señaló que “el Señor, con la fuerza de su Espíritu, quiere repetir al maligno también hoy: ‘Vete, deja en paz ese corazón, no dividas el mundo, las familias, nuestras comunidades; déjalas vivir en paz, para que florezcan allí los frutos de mi Espíritu, no los del tuyo. Para que reine entre ellos el amor, la alegría, la mansedumbre, y en lugar de la violencia y los gritos de odio, haya libertad y paz’”.

Finalmente, el Papa Francisco invitó a preguntarse: “¿Quiero realmente liberarme de esas cadenas que aprisionan mi corazón? Y también, ¿sé decir que ‘no’ a las tentaciones del mal, antes de que se apoderen de mi alma? Por último, ¿invoco a Jesús, le permito que actúe en mí, que me sane por dentro?”.

Ángelus 28 de enero de 2024 Papa Francisco. Crédito: Vatican News - Español

Fuente:

Entrada destacada

4 formas de ganar indulgencia plenaria todos los días de Cuaresma