Reflexiones del Papa Francisco durante el rezo del Ángelus, este segundo domingo de Navidad

El Papa Francisco en el rezo del Ángelus
Foto: Captura YouTube
5 de enero de 2020 
Redacción ACI Prensa

Durante el rezo del Ángelus este domingo 5 de enero de 2020, en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco reflexionó sobre las guerras en el mundo, así como sobre el significado de la santidad, a continuación lo expresado por el Papa al respecto.

La guerra solo trae muerte y destrucción

Al finalizar el rezo del Ángelus de este domingo 5 de enero, el Papa Francisco solicitó oraciones por el fin de las guerras en el mundo para que se aleje “la sombra de la enemistad”.

“En muchas partes del mundo se siente el terrible aire de tensión. La guerra solo trae muerte y destrucción”, afirmó el Santo Padre.

El Pontífice llamó a todas las partes involucradas en conflictos “a mantener encendida la llama del diálogo y del autocontrol y a alejar la sombra de la enemistad”.

Por ello, el Papa pidió a los miles de fieles reunidos en la Plaza de San Pedro: “Recemos en silencio para que el Señor nos dé esta gracia” y permanecieron un tiempo en silencio.

Luego, el Papa Francisco renovó en este primer domingo del año los “deseos de serenidad y de paz en el Señor”.

“En los momentos felices y en aquellos difíciles, confiemos en Él, Quien es ¡nuestra esperanza!”, exclamó el Papa.

Por último, el Santo Padre recordó el tema de la Jornada Mundial de la Paz que se celebró el pasado 1 de enero: “La Paz como camino de esperanza: diálogo, reconciliación y conversión ecológica” y añadió que “con la gracia de Dios, podremos ponerlo en práctica”.

“Les deseo un feliz domingo. Y, por favor, no se olviden de rezar por mi”, se despidió el Papa mientras que recordó que el 6 de enero será la Solemnidad de la Epifanía.

En qué consiste la santidad

El Papa Francisco explicó que la santidad consiste en “pertenecer a Dios”, tener “comunión con Él” y que esta se traduce en “acciones concretas en lo cotidiano, en el encuentro con los otros”.

Así lo indicó el Santo Padre antes del rezo del Ángelus este 5 de enero, segundo domingo del tiempo de Navidad.

“La santidad es pertenecer a Dios, comunión con Él, transparencia de su infinita bondad. La santidad es cuidar el don que el Señor nos dio. Solamente esto: cuidar la gratuidad. Esto es ser santo", afirmó el Santo Padre.

"Por eso, quien recibe en sí la santidad como don de gracia, no puede no traducirla en acción concreta en lo cotidiano. Este don, esta gracia que el Señor me dio, lo traduzco en acciones concretas en el cotidiano, en el encuentro con los otros”, destacó.

El Pontífice describió que “esta caridad, esta misericordia hacia el prójimo, reflejo del amor de Dios, al mismo tiempo purifica nuestro corazón y nos dispone al perdón, haciéndonos día tras día ‘inmaculados’. Pero -añadió- inmaculados no en el sentido que yo quito una mancha: inmaculados en el sentido que Dios entra en nosotros. El don, la gratuidad de Dios entra en nosotros y nosotros la cuidamos y la damos a los otros”.

Por ello, el Santo Padre rezó para que “la Virgen María nos ayude a recibir con alegría y gratitud el diseño divino de Amor realizado en Jesucristo”.

Además, el Papa Francisco señaló que “las lecturas bíblicas nos ayudan a alargar la mirada, para tener una plena conciencia del significado del nacimiento de Jesús”.

En concreto, el Papa recordó que el pasaje del Evangelio del Prólogo de San Juan “nos muestra la novedad impactante: el Verbo eterno, el Hijo de Dios, se hizo carne”.

“No solo vino a vivir entre el pueblo, sino que se convirtió en uno del pueblo, uno de nosotros. Después de este evento, para orientar nuestra vida no tenemos solo una ley, una institución, sino una Persona, una Persona divina, Jesús, que nos orienta la vida, que nos hace ir por el camino, porque Él lo recorrió antes”.

El Pontífice comentó que en el diseño de Amor realizando en Jesucristo “cada uno de nosotros encuentra la propia vocación fundamental” y el Papa agregó que San Pablo explicó que “estamos predestinados a ser Hijos de Dios por obra de Jesucristo”.

“El Hijo de Dios se hace hombre para hacernos a nosotros, hombres, Hijos de Dios. Para eso el Hijo eterno se hizo carne: para introducirnos en su relación filial con el Padre”.

Por lo tanto, el Santo Padre destacó que “mientras continuamos a contemplar el signo admirable del Pesebre” la Liturgia nos dice que “el Evangelio de Cristo no es una fábula, no es un mito, una narración edificante, no”.

“El Evangelio de Cristo es la plena revelación del diseño de Dios, del diseño de Dios sobre el hombre y sobre el mundo. Es un mensaje al mismo tiempo simple y grandioso, que nos empuja a preguntarnos: ¿Cuál es el proyecto concreto que el Señor puso en mí, actualizando su nacimiento en medio de nosotros?”, cuestionó el Papa, quien añadió que San Pablo sugiere la respuesta: “Dios nos eligió para ser santos e inmaculados de frente a Él en la caridad”.

“Aquí está el significado de la Navidad. Si el Señor continúa a venir entre nosotros, si continúa a darnos el don de su Palabra, es para que cada uno de nosotros pueda responder a esta llamada: ser santos en el Amor”, concluyó.

Fuentes:
https://www.aciprensa.com/noticias/papa-francisco-la-guerra-trae-solo-muerte-y-destruccion-55103
https://www.aciprensa.com/noticias/el-papa-francisco-explica-en-que-consiste-la-santidad-17103

Nota destacada de la semana anterior

Siete cosas que tal vez no sabías de la Epifanía y los famosos Reyes Magos